Dark Tumblr Themes

Nunca había sentido nada igual,las nubes hacían circulos a mi alrededor y parecía que en una de ellas me encontraba sentada. No podía sentir nada más que el viento en mi rostro. Parecía que unas alas comenzaban a formarse en mi espalda, como si de un ángel se tratase. Sonreí sin razón alguna, me sentía bien, segura quizá, como nunca. No podía recordar nada de lo que había sucedido la noche anterior, y con tantas cosas por pensar y tantas preguntas sin respuesta alguna, suspiré y caminé.

Un largo rato después, logré notar un poco de luz al final de un pasillo largo, parecía atraerme, me llamaba con una voz baja, tímida, insegura quizá. Después de haber contemplado aquella luz durante unos segundo, caminé hacia ella, y sin percatarme de lo rápido que había llegado, veo una puerta al final de un puente lleno de rosas, aquella puerta parecía nunca acabar. Tiene que ser un sueño, pensé.
La puerta poco a poco se fue abriendo, y nuevamente apareció aquella luz de la cual me había enamorado. El dolor se había ido, por fin todo había terminado.

-Mariana Sanchez

Un último suspiro sale de sus labios, aquellos hermosos ojos verdes comenzaron a cerrarse, y sin tiempo de acercarme, una lágrima cae por mi mejilla. Suplicando a gritos que vuelvas cuando ya te habías ido, y comencé a preguntarme si te había amado lo suficiente. Y aún despierto cada mañana con la esperanza de volver a encontrarme con aquel perfume tuyo, tomándote de las manos rezo porque vuelvas, aunque sé que jamás lo harás. He llorado tantas noches, tantos días, tantas tardes. Has hecho de mi vida una historia sin final, llena de demonios en mi mente, hojillas en mis manos y un corazón por reparar. Y aún así puedo sonreír diciendo, que algún día nos volveremos a encontrar.

-Mariana Sanchez.

Please help me.

Please help me.

Tal vez sólo debí dejar que entraras en mí, en vez de yo intentar entrar en ti.

Ay:(.

Ay:(.

El domingo recorrí todo el centro por el día del patrimonio cultural, estaba muy cansada y hambrienta, cuando nos íbamos devolviendo para tomar la micro, mi hermana me preguntó si tenía hambre, le respondí que sí y entramos en un lugar donde vendían pasteles y esas cosas, ella se compró una empanada y una bebida y me compró a mi dos muffins de chips de chocolate y una bebida, mientras estaba esperando las cosas, mi hermana se fue a sentar y me quedé junto a una señora, de repente llegó un hombre, muy sucio, con el pelo largo y con mucha barba, se notaba a lo lejos que era un vagabundo, él metió la mano en su bolsillo y pude notar que andaba con quinientos pesos, nada más, me miró y yo le sonreí, él le pidió cien a la señora que estaba a mi lado, ella le hizo un desprecio y dijo “que hediondo está aquí” y él solo bajó la mirada, busqué en el bolsillo de mi camisa y tenía solo cincuenta pesos y se los dí, él volvió a sonreírme y me dio las gracias, me entregaron las cosas y me fui a sentar con mi hermana, mientras comíamos, los que atendían el local querían echar al viejito y él tenía sus ojos llorosos y dijo “solo quiero comprar algo para comer, mire, tengo dinero”, pero la vendedora y la señora que hace un rato estaba al lado mio insistían en que se fuera, le pedí quinientos pesos a mi hermana y ella me dijo “no hagay hueas”, empujé a la vieja culia y ella me dijo “niñita desubicada, andate de acá” y mi hermana se paró y le dijo “más respeto señora” y yo le dije “Qué chucha se creen ustedes? no pueden llegar y tratar así a una persona, él tiene sentimientos, aunque esté todo sucio, estoy segura que él tiene más sentimientos que tú, vieja culia cuica” fui donde la cajera y le pedí una empanada, ella no quería dármela y mi hermana amenazó con llamar a los pacos que estaban a menos de una cuadra, así que me la vendió y yo se la entregué al viejito y le dije “No puede dejar que la gente lo ande tratando así” y él me dijo “tome, me puede comprar un quequito y un pancito para mis perritos? es que no comen hace días, prefiero que coman ellos antes que yo” y ahí mi corazón se rompió… me pasó los quinientos cincuenta pesos que tenía y le pedí más plata a mi hermana, le compramos un té, dos queques y dos panes con jamón y queso, él me lo agradeció infinitamente, yo lo abracé y él se marchó, unos cuantos pasos más allá, yo y mi hermana notamos como dos perros se le acercaban alegres… Jamás en toda mi vida había visto unos ojos con tanta alegría como los de ese hombre ese día…

Lloré.

You’re fucking perfect to me.

- usic Player http://scmplayer.net --> M Music Player http://scmplayer.net -->